Presentación

En el año 2009 el Ministerio de Educación Pública (MEP) implementó una modificación de sus programas de Educación Cívica, hacia una nueva forma de entender y aplicar la mediación pedagógica y, especialmente, hacia una nueva concepción de lo que se quiere lograr por medio de la educación secundaria. En este sentido propuso un nuevo programa de estudios, enfocado en reforzar la ética, la estética y la ciudadanía.

Por otra parte, el interés por mantener informada a la ciudadanía responde también a los objetivos del Programa de Participación Ciudadana de la Comisión Nacional para el Mejoramiento de la Administración de Justicia (Conamaj), del Instituto de Formación y Estudios en Democracia del Tribunal Supremo de Elecciones (IFED) y de la Contraloría General de la República (CGR).

Las instituciones que formamos parte de este proyecto consideramos que la información y el conocimiento son aspectos claves para la conformación de una ciudadanía activa, que desarrolle habilidades para exigir sus derechos, para la organización social y para pedir cuentas a las instituciones del Estado; estas condiciones son indispensables para la constante construcción de democracia y constituyen uno de los principales objetivos propuestos por el MEP en la reciente reforma al programa de estudios.

Además, según lo menciona la Carta Democrática Interamericana[1] “La educación es clave para fortalecer las instituciones democráticas”. De la misma manera, todo el conjunto de declaraciones internacionales sobre derechos humanos recalca la importancia de la educación cívica para la convivencia en sociedad. Para generar procesos democráticos se requiere de demócratas, es decir, ciudadanas y ciudadanos comprometidas y comprometidos con una serie de valores y con destrezas suficientes para interrelacionarse con las demás personas a partir de la tolerancia, la solidaridad, el respeto y el diálogo.

Más allá de las formulaciones normativas, los sistemas políticos contemporáneos enfrentan el desafío de proveer a todas las personas -independientemente de su sexo, edad, ocupación y condiciones socioeconómicas- la posibilidad real de recibir educación de buena calidad que les permita comprender sus derechos y sus respectivas responsabilidades, respetar y defender los derechos de otras personas, entender la relación entre derechos humanos, Estado de Derecho y gobierno democrático y ejercitar en su interacción diaria valores, actitudes y conductas coherentes con los principios democráticos.

Conscientes de la necesidad de impulsar propuestas para construir ciudadanía mediante la educación formal, el IFED, la Conamaj y la CGR, con la guía y orientación del Asesor Nacional de Educación Cívica del MEP, hemos unido esfuerzos con el fin de elaborar conjuntamente estrategias de mediación pedagógica correspondientes al desarrollo de temas básicos de la tercera unidad del Programa de Educación Cívica de 9° año: “Trabajemos para fortalecer la democracia representativa y participativa”.

De esta manera procuramos hacer un aporte a la formación de cultura cívica en Costa Rica, desde la realidad actual.

Magistrado Román Solís Zelaya
Presidente de Conamaj

Marta Acosta Zúñiga
Contralora General de la República

Hugo Picado León
Director del IFED

 

 

 

 



[1]OEA (2001) Carta Democrática Interamericana. Lima, Perú.